Condenan a una pareja a no residir en su casa tres meses por los ruidos causados

Fingir una cojera para alargar la baja no es causa de despido
diciembre 17, 2011
Las aerolíneas tendrán también que indemnizar por ‘daños morales’ al pasajero de un vuelo cancelado
diciembre 17, 2011

Condenan a una pareja a no residir en su casa tres meses por los ruidos causados

Las “molestias y ruidos, sobre todo nocturnos” comenzaron en 2006. Y tras un breve periodo de tiempo en el que cesaron se reanudaron en 2009.

La Audiencia de Valencia ha condenado a un hombre y una mujer a no residir en su propia vivienda durante tres meses después de que sus vecinos de finca les denunciaran por las molestias y ruidos que causaban.

La sentencia de la Sección Séptima, a la que ha tenido acceso este lunes EFE, confirma otra anteriormente dictada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Mislata, contra la que los demandados interpusieron un recurso de apelación.

La comunidad de propietarios de la finca, ubicada en la localidad valenciana de Xirivella, demandó a la pareja por las “molestias y ruidos, sobre todo nocturnos”, que provenían de su casa desde finales de 2006. Las quejas vecinales se plasmaron en diferentes actas de reuniones de la comunidad de propietarios, que llegaron a grabar los ruidos que se generaban en la vivienda.

La relación entre demandantes y demandados derivó además en un juicio de faltas por amenazas y agresión que acabó con sentencia absolutoria, y burofaxes y un acto de conciliación requiriendo a la pareja el cese del ruido denunciado. Las molestias cesaron durante algún tiempo pero se reanudaron en 2009, como continuaron denunciando los vecinos y consta en diferentes intervenciones policiales.
Según la jurisprudencia que recoge la sentencia, no está permitido al propietario u ocupante de un piso desarrollar en éste actividades prohibidas que resulten dañosas para la finca o contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.

El juez ha considerado probado que las “actividades molestas, nocivas e ilícitas existen” en la vivienda de los denunciados desde el año 2006 y continúan a lo largo de 2009. Les condena, por ello, a la privación del uso de la vivienda de su propiedad durante tres meses y del uso del resto de elementos comunes y los derechos conexos a la propiedad durante este tiempo.

Fuente: Libertad Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.